Volver a todas las historias
3 minutos (lectura estimada)

La joven Comfort Dorkutso sabe lo que es trabajar duro. Para ayudar a su familia, se vio obligada a dejar la escuela y a buscar trabajo. La única opción disponible era trabajar como cobradora a domicilio, un trabajo nada fácil con el que ganaba menos de 2 CHF al día.

En 2013, Comfort oyó hablar de una nueva oportunidad. Había observado a los característicos vendedores de café de Accra serpenteando por sus bulliciosas calles. Esos vendedores destacaban por sus camisetas de color rojo vendiendo Nescafé en tazas a los propietarios de los tenderetes, a sus clientes e, incluso, a los conductores parados por el tráfico.

Lo que no sabía era que muchos de esos vendedores eran dueños de pequeñas empresas y que trabajaban mucho para tener sus propios ingresos y hacer crecer su negocio. Al momento, supo que eso era lo que quería hacer.

Como vendedora ambulante, Comfort gana ahora alrededor de CHF 200 al mes, lo que le alcanza para alquilar un pequeño apartamento para ella y para ayudar a mantener a sus hermanos y a su sobrina. Esta joven emprendedora tiene visión de futuro y se ha dado cuenta de que su esfuerzo valdrá la pena. “Estoy deseando ahorrar lo suficiente para abrir mi propia tienda”, afirma orgullosa.

Más de 4.500 jóvenes ya tiene su propia empresa

El programa "Mi propio negocio", conocido localmente como MYOWBU, anima a los habitantes de África Central y Occidental a desarrollar una carrera profesional y a lograr la independencia económica. La iniciativa, impulsada por Nestlé Professional, el negocio de bebidas fuera del hogar de la empresa, ofrece a miles de personas la oportunidad de ponerse al frente de su propio negocio de venta ambulante y contratar y dirigir a sus propios vendedores.

Todos los vendedores reciben de Nescafé las tazas, los termos y el resto de equipo necesario para vender café por la calle. Venden el producto y se quedan con una parte de los beneficios.

Si un vendedor desea convertirse en operador, Nescafé les ofrece formación en ventas, gestión, higiene, calidad y seguridad. Además, la empresa ayuda a las personas a encontrar zonas de cocina adecuadas con abastecimiento de agua hervida potable y segura. A continuación, los operadores contratan a más vendedores de su comunidad, establecen los objetivos y el horario laboral, gestionan los pagos, se aseguran de la calidad del producto y realizan el mantenimiento del equipo.

Todos los operadores y vendedores de Nescafé han logrado una base de clientes fieles en su zona y se han convertido en grandes embajadores de la marca.

Oportunidades que ayudan a cambiar de vida

Según el informe sobre desempleo juvenil en el mundo publicado en la web de Naciones Unidas, en 2016 el desempleo entre los jóvenes del África subsahariana ascendía al 11 %, una cifra que se prevé que aumente. El programa MYOWBU ya ha ayudado a más de 4.500 jóvenes a poner en marcha sus propias microempresas. Casi 1.000 son mujeres.

Para Chrystèle Esso, de Camerún, esta experiencia le ha cambiado la vida. Después de abandonar la escuela, Chrystèle ejerció de trabajadora social sin remuneración en su comunidad local. En 2013, decidió poner en marcha su propia tienda de café y unos meses después se unió al programa MYOWBU.

Actualmente, Chrystèle posee un próspero negocio con 35 vendedores que se llevan a casa una media de 130 CHF al mes.

“Realmente me ha ayudado a ser más disciplinada y madura a la hora de dirigir mi negocio”, afirma Chrystèle. “Mis trabajadores dependen de su empleo para cuidar de sus familias. También me siento más feliz porque disfruto con lo que hago.”