Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Agua y Medio Ambiente

Foto: Walter Wust

Para Nestlé, reducir el impacto ambiental de sus actividades es un esfuerzo constante que involucra a todos los actores de la cadena de valor. Fruto de una gran inversión a nivel global y de un cambio real en la forma de operar y supervisar sus procesos, ha logrado un descenso significativo de sus emisiones creando un valor para la sociedad –mayor eficiencia en el uso de los recursos– y para la empresa –disminución de costos de producción. A través de programas globales como el Nestlé Continous Excellence (NCE), la empresa reduce su impacto ahorrando la mayor cantidad recursos durante la producción, elaboración, almacenaje y distribución de sus productos, contribuyendo así con el gran reto de la humanidad en el siglo XXI: la conservación del entorno y los recursos.

Hemos fortalecido los requisitos ambientales de Nestlé para calidad del agua y efluentes, aplicada por todas las fábricas para que vaya más allá del cumplimiento legal a través de nuestras operaciones. En el año 2015, aprobamos un gasto de 19,8 millones de dólares en la mejora de la eficiencia, medidas de conservación de agua, instalaciones nuevas y mejoradas.

Monitoreamos la calidad del agua y efluentes mensualmente y utilizamos un panel de control de agua y efluentes para ayudarnos a analizar las tendencias a largo plazo e identificar oportunidades de mejora.

Desde 2005, el consumo de agua por tonelada de producto ha caído en un 56%. En 2015, bajó en un 8,2% y calidad de aguas residuales mejoró un 2,3% a 70mg DQO por litro.