Nestlé consolida su liderazgo en la categoría de Panetones

 
  • El mercado de panetones mueve anualmente alrededor de US$125 millones de dólares en el Perú.

  • El Perú es el segundo país con mayor consumo per-cápita del mundo después de Italia.

  • 80% del consumo anual de panetones se da en diciembre.

Lima, 29 de noviembre de 2016.- Nestlé mantiene su liderazgo en la categoría de Panetones con el 37% de participación de mercado, el cual se divide de la siguiente manera entre sus marcas: 26% Panetón D’Onofrio, 9% Panetón Buon Natale y 2% Panetón Motta.

“Somos el segundo país con mayor consumo per cápita del mundo y el 80% del consumo anual se da en diciembre.”, afirma Rafael Daneliuc, Gerente de la Categoría de Panetones de Nestlé Perú. “El panetón se ha hecho tan peruano como el Chifa. En nuestro caso, Panetón D’Onofrio está presente desde hace más de 50 años en el Perú y desde sus inicios, se convirtió en sinónimo de tradición y unión familiar en navidad, lo que le ha permitido llegar a ser mucho más que solo un panetón, transformándose en el símbolo de la Navidad peruana. Tanto así que el 45% de los Panetones que ingresan a los hogares llegan a través de un regalo”, concluyó el ejecutivo

Actualmente, el mercado de panetones en el Perú mueve alrededor de US$125 millones de dólares, posicionándonos como el segundo país en el mundo con mayor consumo per-cápita de panetón, siendo superados únicamente por Italia.

Este año, la marca más relevante del portafolio de panetones de Nestlé Perú presenta el movimiento #UnLugarEnMiMesa, el cual busca que los peruanos no pasen solos la navidad a través de las tres historias reales:

  • La primera es la historia de la Señora Amalia Vallejos, quien pasa todas las navidades sola debido a que su familia vive fuera del país, pero este año, sus amigas del centro del adulto mayor donde asiste la sorprenden haciéndole un lugar en su mesa para la Navidad.

  • La segunda es la historia de Jose Riera Galindo, más conocido como “Pescadito” un amante del fútbol quien ha dedicado su vida a educar y enseñar valores a los niños del callao a través del deporte, lamentablemente Pescadito, a pesar de ser querido por tanta gente, no tiene con quien pasar la navidad; sin embargo, este año un alumno que entrenó con él muchos años atrás lo sorprenderá haciéndole un lugar en su mesa.

  • Finalmente, tenemos la historia de Marco Chira Castro, un miembro de la Policía Nacional del Perú quien, dada su vocación de servicio, hace 18 años pasa la nochebuena alegrando a los niños de la calle vestido de Papa Noel, pero este año, sus colegas de la Policía lo sorprendieron invitándolo a su casa a pasar la navidad con ellos haciéndole un lugar en su mesa.

Para conocer las historias entra a: