Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

¡Todos a la cocina!

Inculcar hábitos alimenticios saludables en los niños es lo que todos los padres quieren, pero garantizar que los niños aprecien la importancia de la nutrición puede resultar complicado. ¿Cómo despertar el interés de sus hijos para establecerlos en un camino saludable? Mantenerlos comprometidos y hacer que el proceso sea divertido puede ser muy útil. Aquí hay algunas ideas: 

1. Diseñen menús juntos
Prepara planes de comidas semanales para toda la familia con la ayuda de sus hijos. Motiva que sugieran opciones y brinda orientación cuando sea necesario. Las comidas deben contener una gran parte de vegetales, una porción de alimentos con proteínas (carne, huevos, pescado, lentejas o frijoles) y una porción de carbohidratos; por ejemplo: pasta, arroz o papas (deje la cáscara para obtener más fibra).

2.  Hagan la lista de compras juntos
Los planes de comidas están listos, ahora necesitan los ingredientes. Haz que tus hijos lo ayuden a elaborar una lista de compras, una gran oportunidad para conversar sobre diferentes productos alimenticios y sus beneficios.
Puede introducir juegos para que el proceso sea más divertido, por ejemplo, dibujando los productos que necesitan y dejando que tus niños adivinen.

3. Organiza las compras
Después de hacer las compras y regresar a casa, pídele a sus hijos que te ayuden a guardar los ingredientes. Convierte esto en un juego: haz que adivinen qué productos van a la refrigeradora, a la despensa o al congelador.

4. ¡Es tiempo de cocinar!
Involucrar a los niños en la preparación de las comidas es importante. La investigación muestra que los niños involucrados en la preparación de comidas en la cocina tienen más probabilidades de experimentar con nuevos alimentos y comer de manera saludable. Involúcralos en la cocina y enséñeles cómo limpiar frutas, descongelar carne o pescado limpio; esta también es una oportunidad para que desarrollen y establezcan otros hábitos positivos, como mantener limpia la cocina, lavarse las manos antes y después de cocinar (como separación, reciclaje y / o compostaje de residuos).

5. Hagan planes de comida juntos
Las cocinas internacionales no solo brindan una excelente forma en la que los niños experimentan diferentes culturas, sino que también los exponen a nuevos olores, texturas y sabores, al mismo tiempo ofrecen otra puerta de entrada a nuevos alimentos saludables. Puedes buscar inspiración en los miles libros de cocina disponibles o recetas en línea.

6. ¡Sentidos al rescate!
La comida es una experiencia sensorial que involucra todos los sentidos. Haz que tus hijos se cubran los ojos y usen sus otros sentidos (olfato, gusto, audición o tacto) para descubrir qué comida es. Puedes convertir esto en un concurso con otros miembros de la familia.

7. Pequeños mozos.
"Pequeños mozos" es una forma divertida de introducir a los niños sobre la importancia de la presentación en la comida, ya sea al servir o al poner la mesa.
Los niños se divertirán haciéndose pasar por meseros y sin duda lo encontrarán desafiante: ¡nadie dijo que era fácil servir platos o sacarlos de la mesa sin dejar caer ni derramar nada!